Los Juegos Olímpicos constituyen el mayor acontecimiento deportivo a nivel global, siendo, de hecho, el único evento de estas características que realmente alcanza a todo el planeta. Los JJ. OO. más conocidos son los de verano pero también existe una versión especialmente dedicada a los deportes de invierno. Los próximos JJ. OO. invernales se celebrarán en la localidad surcoreana de Pyeongchang entre el 9 y el 25 de febrero y con temperaturas notablemente bajas. Precisamente por ello, el equipo estadounidense participará en la ceremonia de apertura con unas prendas muy especiales.

Tal y como ha trascendido en los últimos días, los deportistas olímpicos que representarán a Estados Unidos en Corea del Sur se beneficiarán de lo último en tecnología aplicada a la moda. Concretamente, disfrutarán de parkas con calefacción incorporada, una inigualable garantía de abrigo que lleva la firma de uno de los más afamados diseñadores del mundo, Ralph Lauren. Así, el archiconocido jugador de polo que luce en todos los diseños de la reputada marca, volverá a acompañar a los deportistas norteamericanos. No en vano, Ralph Lauren se ha encargado de vestir al equipo estadounidense en todas las citas olímpicas desde 2008.

Pero, ¿cómo funciona el sistema de calefacción de las parkas? Las chaquetas incluyen baterías extrafinas que garantizan hasta once horas ininterrumpidas de calor tras una recarga completa. Para llevar el calor por todo el cuerpo, la parka está cubierta con tinta de carbono y partículas de plata, que actúan como materiales conductores. Para mayor confort de los deportistas, la temperatura puede regularse, como en cualquier sistema de calefacción convencional. A modo de curiosidad, los atletas más frioleros podrán disfrutar de hasta cinco horas con la máxima potencia.

Toda esta tecnología va acompañada, como no podría ser de otro modo, por la calidad en los materiales y en el diseño que caracteriza a las creaciones de Ralph Lauren. Aparentemente, las parkas tecnológicas no difieren en absoluto de cualquier otro diseño convencional, sirviéndose de los colores de la bandera nacional como en cualquier otra cita olímpica. Por cierto, todos aquellos telespectadores que queden prendados del vestuario de los deportistas, podrán hacerse con alguna de las parkas idénticas que la marca comercializará en una edición limitada. No han trascendido todavía los precios de las prendas pero, habida cuenta de que el suéter olímpico (sin calefacción) cuesta casi 600 dólares, no serán precisamente económicos.