A pesar de su reducida superficie, Singapur es uno de los países con mayor calidad de vida del mundo y uno de los destinos preferentes para los amantes del turismo urbano.