Los coches deportivos constituyen uno de los segmentos más exclusivos y, a la vez, deseados, del mercado. Desde hace muchas décadas, hablar de conducción deportiva obliga a hacerlo también de algunas de las marcas más prestigiosas del sector. Tal sería el caso de Porsche, considerado el principal fabricante de automóviles deportivos del mundo. Fundada en 1931, la casa alemana está hoy presente en más de veinte países, incluyendo varios Estados de Latinoamérica. Veamos qué podemos encontrar en el catálogo de Porsche y qué tiene de singular esta compañía.

Porsche ofrece cinco grandes líneas comerciales en el mercado latinoamericano, estando todos ellos presentes en los concesionarios de México. Muy posiblemente, el modelo más conocido sea el Porsche Panamera, todo un clásico entre los deportivos de lujo. Existen hasta siete versiones diferentes con motores de combustión, otras seis versiones híbridas y tres versiones Turbo. En todos los casos, los conductores disfrutan de un habitáculo en el que no falta ningún detalle, con el aliciente añadido de situarse muy cerca del asfalto. La seguridad es otro aspecto destacado del Panamera.

El siguiente modelo en orden de popularidad es el Porsche Cayenne, diseñado a modo de SUV de altas prestaciones. Recientemente, la firma germana ha lanzado otras tres versiones al mercado, que se suman a las doce versiones disponibles hasta ahora (dos vehículos híbridos, dos coches Turbo, un modelo GTS y siete versiones con motores de combustión). Con unas dimensiones algo más compactas pero sin renunciar en absoluto a las mayores comodidades, el Porsche Macan se presenta como el SUV medio más potente (y caro) que puede encontrarse en los concesionarios. Por ahora, dispone de cinco versiones diferentes.

Las propuestas de Porsche se completan con el 911 y el 718. En el primer caso, nos encontramos con uno de los modelos más antiguos no solo de la marca alemana sino del mercado automovilístico de lujo en general, puesto que fue lanzado en 1964. Es un deportivo concebido como un cupé con marcados aires urbanos y mucha potencia por exprimir. Por su parte, el 718 es un descapotable de dos plazas que proporciona una óptima maniobrabilidad y que no presenta los problemas de visibilidad de otros deportivos de este estilo. Cabe destacar que la mayoría de modelos de Porsche pueden personalizarse en gran medida, contribuyendo a que la sensación de exclusividad alcance cotas insospechadas.