Hablar de vacaciones veraniegas equivale, la mayoría de las veces, a enumerar una larga lista de destinos en los que el sol está muy presente. La playa es el escenario más cotizado en estas fechas pero quienes no se sienten especialmente seducidos por esta idea tienen otros interesantes enclaves a su disposición. Al fin y al cabo, lo de pasar calor en verano es solamente una preferencia.

Montreal (Canadá)

La ciudad canadiense se perfila como el destino perfecto para olvidarse del termómetro durante el verano. Entre junio y agosto, quienes se acerquen a la mayor urbe de la provincia de Quebec se moverán en una escala térmica que va desde los 15 ºC a los 25 ºC, con contadas excepciones a la regla. Por supuesto, la proximidad respecto a EEUU es otro punto a favor de Montreal, así como la calidad de vida.

Copenhague (Dinamarca)

Europa es un continente de contrastes en todos los sentidos, incluyendo la temperaturas. Mientras la amplia zona mediterránea ofrece temperaturas próximas a los 40 ºC, en el norte del continente es posible hallar espacios mucho más frescos. Sería el caso de Copenhague, la capital de Dinamarca, cuya escala térmica veraniega oscila entre los 12 ºC y los 22 ºC, temperaturas más propias de la primavera en muchos lugares.

Reykjavik (Islandia)

No abandonamos el viejo continente aunque sí su área continental propiamente dicha, adentrándonos en el Atlántico norte en busca de ese paraíso perdido que es Islandia. Reykjavik destaca como una garantía frente a los veranos tórridos, puesto que las probabilidades de rebasar los 15 ºC en julio o agosto son remotas. De hecho, escoger este destino te proporcionará el placer de tener que elegir qué prendas de abrigo incluyes en tu maleta.

Buenos Aires (Argentina)

Desde luego, no puede decirse que Buenos Aires sea una ciudad fresca durante el verano pero, ¿cuándo es verano en el hemisferio sur? Julio y agosto son los meses en los que se registran las temperaturas más bajas en la capital argentina, con una escala térmica que va de los 8 ºC a los 17 ºC. Salvo que quieras poner a prueba tus aptitudes para el tango, puedes recorrer la ciudad sin una gota de sudor.

Anchorage (Alaska, EEUU)

Y para despedirnos, un destino nacional que, eso sí, difícilmente nos librará de subir al avión. Anchorage, bella localidad del Estado de Alaska, nos garantiza un clima fresco aunque ligeramente lluvioso (en torno a diez días de lluvia en agosto). Peccata minuta para quienes deseen disfrutar de un destino eminentemente natural, con la posibilidad de realizar cruceros inolvidables.

Explora otras interesantes opciones para unas vacaciones diferentes en nuestras próximas publicaciones.