Una de las grandes curiosidades del mundo del golf es la popular receta del bocadillo de pimientos que se sirve cada año durante el Masters de Augusta y que apenas cuesta 1,5 $. Menos conocidas, aunque más útiles para los golfistas, resultan las herramientas tecnológicas que permiten mejorar los golpes en muy poco tiempo. Por supuesto, se trata de recursos totalmente lícitos y que suelen estar aceptados en la mayoría de competiciones profesionales. A continuación, realizamos una pequeña selección de los mejores artículos tecnológicos para el golf.

Si las ‘herramientas’ básicas (e imprescindibles) para jugar al golf son los palos y las bolas de golf, estas son también las que pueden incorporar una mayor carga tecnológica. En el caso de los palos, se está haciendo relativamente habitual en los círculos de aficionados la utilización de artículos otrora reservados a los profesionales. La marca Callaway, por ejemplo, ha desarrollado palos con lentes de energía, un concepto físico que permite redistribuir el impacto sobra la superficie de la bola. Esta es, precisamente, la protagonista de la siguiente innovación. Y es que, la TaylorMade TP5 presenta cinco capas que aseguran mayores estándares de rigidez y rebote.

Por supuesto, el desarrollo tecnológico tiene en las aplicaciones móviles un ingente campo de experimentación. Mientras que los golfistas profesionales desembolsan grandes cantidades de dinero para disponer de sistemas de grabado y procesamiento de sus movimientos, los aficionados pueden servirse de económicas aplicaciones. Por apenas 150 $, Zepp 2 se sirve de un dispositivo situado en el guante para registrar todos los movimientos. Con esta información, el golfista puede planear mucho mejor su entrenamiento. Otra aplicación muy interesante para aprender de los maestros es la IBM, avalada por el Augusta National Golf Club. Esta app permite visualizar los golpes de los mejores jugadores con multitud de datos adicionales.

Cualquiera que haya jugado al golf en alguna ocasión habrá comprobado lo difícil que resulta medir las distancias para efectuar un golpe. Pese a que la práctica hace al maestro, el telémetro láser Bushnell Pro X2 puede medir con gran precisión la distancia que nos separa del hoyo (hasta 450 yardas). Y si nunca has pisado el verde por pura pereza, las excusas se te agotarán con Full Swing Golf. Se trata de un simulador que recrea los principales campos del mundo con todo lujo de detalles y un funcionamiento muy fluido. No tienes escapatoria.