El verano es la época por excelencia para viajar y romper con todas las rutinas diarias pero hay muchos otros momentos del año en los que la posibilidad de hacer una escapada resulta siempre atractiva. Frente a los destinos más tópicos, te mostramos una relación de hoteles muy singulares en los deberías pasar una noche al menos una vez en la vida.

Best Western Movie Manor (Monte Vista, Colorado)

Posiblemente, si circulas por alguna carretera próxima a este hotel pasarás por delante del mismo sin percatarte de su presencia. Este alojamiento está ubicado en un antiguo cine al aire libre, de tal manera que los huéspedes pueden escoger entre las diferentes pantallas instaladas frente a las fachadas del hotel para ver la película que desean y revivir una experiencia en desuso.

Atlantis, The Palm (Dubái, Emiratos Árabes Unidos)

No es ningún secreto que en Dubái se hacen realidad incluso los sueños más excéntricos. Una de tantas opciones para alojarse de manera diferente en esta ciudad árabe es Atlantis, The Palm, un gigantesco hotel que cuenta con dos grandes suites sumergidas bajo el agua. Acertadamente bautizadas como Poseidón y Neptuno, estas suites disponen de grandes cristaleras para que los huéspedes se sientan dentro de un acuario. Con la presencia de numerosos peces incluida, por supuesto.

Schlafen im Weinfass (Sasbachwalden, Alemania)

Si la opulencia era la seña de identidad del hotel anterior, no cabría mayor sencillez en el siguiente. El hotel consiste en una serie de barriles de vino de gran tamaño habilitados como dormitorios en plena Selva Negra. La experiencia es sumamente reconfortante, por la desconexión que asegura el entorno y por la exquisita atención que los huéspedes reciben de los responsables del hotel, que les suministran deliciosos productos locales a diario.

Domaine Pourki (Sabrevios, Canadá)

La provincia de Quebec merece siempre una visita pero si nos alojamos en un tradicional tipi, el viaje será definitivamente inolvidable. Los tipis son tiendas similares a las de algunas tribus indígenas estadounidenses pero las que conforman este hotel cuentan con la particularidad de estar instaladas sobre el río Richelieu. Cabe destacar que este no es el único reclamo del hotel, puesto que ofrece a los huéspedes la posibilidad de vivir como las primeras grandes comunidades humanas que poblaron el Gran Norte Blanco.

Toma nota de las mejores opciones para tus vacaciones que encontrarás en las próximas publicaciones.