Hubo un tiempo en el que la puesta en marcha de una nueva misión espacial acaparaba titulares en los principales medios de comunicación del planeta. La fiebre por la conquista del espacio tocó techo en los ochenta pero, tras varias décadas de cierto olvido, parece estar resurgiendo con fuerza. Buena prueba de ello es el intenso calendario con el que trabajan la NASA y otros importantes actores de la rejuvenecida carrera espacial. Estas son las grandes misiones que nos dejará 2018.

En el presente mes de marzo, la NASA lanzará al espacio una nueva nave para la búsqueda de exoplanetas, bautizada como TESS. Esta nave seguirá la misma tónica que la conocida sonda Kepler, gestionada por la Estación Espacial Internacional. Las grandes novedades que incorpora TESS son una mayor precisión y amplitud de visión (superior a la de Kepler). La nave se pondrá en órbita mediante un cohete SpaceX Falcon 9 y la NASA no descarta un posible retraso en su puesta en marcha, aunque no más allá de junio. Precisamente, la agencia espacial norteamericana está detrás de otros interesantes proyectos para la segunda mitad del año.

Se trata de diferentes vuelos de prueba con tripulaciones comerciales, dando respuesta a una demanda cada vez mayor. Las naves que se utilizarán son de fabricación privada, a cargo de SpaceX y Boeing. En realidad, son cápsulas con las que los viajeros llegarán a la Estación Espacial Internacional. El vuelo de prueba del modelo de SpaceX podría realizarse en abril sin tripulación y en agosto con viajeros, mientras que Boeing realizará sus pruebas entre agosto y noviembre. No obstante, fuentes gubernamentales aseguran que los vuelos con tripulantes podrían demorarse hasta 2019.

Más realistas parecen los proyectos de Blue Origin y Virgin Galactic, que contemplan ofrecer a los usuarios diferentes experiencias de ingravidez sin adentrarse en el espacio propiamente dicho. Las pruebas arrancaron en 2017 y continuarán en 2018, contemplándose que los pilotos que realizarán los trayectos empiecen a participar en los test. Al margen de la carrera por la exploración comercial del espacio, la NASA seguirá tratando de desentrañar los todavía numerosos misterios que acompañan a Marte. El ‘planeta rojo’ recibirá a la nave espacial InSight, previsiblemente en septiembre, para que estudie más a fondo su interior. Más ilusionante si cabe es el proyecto Parker de la NASA, que podría realizar este año el lanzamiento de una sonda que se al Sol como nunca antes.