Estadísticamente, agosto es el mes vacacional por excelencia. No en vano, es en ese mes cuando se alcanza la plenitud del verano en el hemisferio norte, lo que invita a hacer las maletas y poner rumbo a algún destino interesante. Si todavía no sabes dónde dirigir tu mirada y quieres evitar los lugares más tópicos, te recomendamos que prestes mucha atención a las siguientes propuestas vacacionales.

Edimburgo (Reino Unido)

La capital escocesa es siempre un acierto para quienes prefieran ahorrarse las altas temperaturas propias de la época durante sus vacaciones. La temperatura media en agosto es muy agradable en Edimburgo, al tiempo que las sempiternas lluvias escocesas tienden a remitir durante ese mes. A partir de ahí, el viajero se encontrará con una ciudad llena de rincones por descubrir, como el castillo, el palacio de Holyrood o la ciudad vieja en su conjunto. Tampoco está de más pensar en alguna refrescante excursión por los alrededores o, dependiendo de la duración del viaje, a las míticas Highlands.

Memphis (Tennessee)

¿Qué tal una escapada a una de las capitales históricas del blues y del espíritu sureño en general? Memphis es mucho más que la ciudad que acoge la vivienda de Elvis Presley, conocida como Graceland (una visita ineludible, dicho sea de paso). No menos cautivador resultará para los amantes de la música popular un dilatado paseo por el Beale Street Historic District. Este punto de la ciudad es considerado, por muchos, incluso la calle más representativa de Norteamérica. También conviene hacer hueco en la agenda para acercarse al National Civil Rights Museum.

Catskills (Nueva York)

Posiblemente, en lo último en lo que pienses cuando te propongamos unas vacaciones en el Estado de Nueva York sea en perderte por una sucesión de colinas sin final aparente. Catskills es un secreto para muchos norteamericanos, a pesar de gozan de un gran predicamento como destino natural para los habitantes de la Gran Manzana. Junto con las excursiones por las montañas, los viajeros pueden descubrir los encantos de las pequeñas poblaciones que pueblan la región, siendo especialmente conocida -por ser frecuentada por artistas- la de Woodstock.

Los Ángeles (California)

Como contrapunto a las montañas neoyorquinas, la gran ciudad de Los Ángeles pone a disposición de los visitantes un catálogo inabarcable de posibilidades lúdicas. Los Ángeles siempre merece una visita y durante el verano cobra especial atractivo su fachada marítima, capitaneada por el muelle de Santa Mónica y las célebres playas de los alrededores (Malibú es la quintaesencia de las mismas). Lógicamente, sobre todo si se viaja en familia, no puede faltar una salida a Hollywood, donde la imaginación se torna en algo tangible.

Descubre otras propuestas vacacionales en nuestras próximas publicaciones.