Cuando un país hace de un baile tan sensual como el tango una de sus principales señas de identidad, no hace falta apuntar que la pasión envuelve prácticamente cualquier aspecto de su vida pública. Argentina es, efectivamente, un país cautivador, tanto por el día, como, si nos apuran, por la noche. Como muestra, te presentamos los rincones que no puedes dejar de descubrir cuando cae la noche en la capital argentina, Buenos Aires.

El mejor tango nocturno

Y ya que arrancábamos con una referencia al tango, en pocos emplazamientos podrás disfrutar de mejores exhibiciones callejeras de esta apasionante danza que en la Plaza Dorrego, en el barrio de San Telmo. Todos los domingos por la noche, decenas de parejas se dan cita para bailar tangos a la vista de todos, lo que se conoce como una ‘milonga’. Por supuesto, cualquier espectador que se sienta atraído, puede unirse a los danzantes y tratar de seguir su ritmo. Otra opción para disfrutar de espectáculos profesionales mientras se saborea una copa o un aperitivo sería el Salón Canning, en la Avenida Raúl Scalabrini Ortíz.

Los ‘boliches’, donde la noche nunca acaba

En Argentina y otros países latinoamericanos es habitual es habitual referirse a los locales de ocio nocturno como ‘boliches’. En Buenos Aires existen numerosas discotecas de grandes dimensiones y que permanecen abiertas hasta altas horas de la madrugada. Sería el caso de Pacha, situada en el privilegiado entorno de la Avenida Costanera R. Obligado.

Espectáculos culturales en un entorno único

Por la tarde y por la noche, el majestuoso Teatro Colón ofrece las más variadas experiencias musicales y/o escénicas para quienes prefieran un entretenimiento más cultural. Está considerado uno de los mejores auditorios argentinos para disfrutar de la ópera y del ballet.

La cena más íntima

En los últimos quince años, los restaurantes de ‘puertas cerradas’ se han multiplicado en Buenos Aires, convirtiéndose casi en un reclamo más de la ciudad. Estos establecimientos permiten disfrutar de una cena de gran calidad con la máxima privacidad, casi como si se tratara de reservados. Hay muchas opciones disponibles pero Casa Saltshaker (Calle Pres. José Evaristo Uriburu) y Casa Felix (Calle Giribone) son algunas de las más famosas.

Pasear por Puerto Madero

No importa la hora que sea, pasear por el barrio de Puerto Madero, notablemente iluminado por la noche, es reconfortante y estimulante a partes iguales.